Remedios caseros para la tos

La tos es una respuesta natural que surge con la intención de despejar las vías respiratorias de la flema que en ocasiones se acumula ahí.

Esto significa que a pesar de que la tos puede llegar a ser muy molesta, de hecho nos mantiene sanos o es un mecanismo para tal fin, ya que con ella se expulsan sustancias y microorganismos nocivos para la salud.

La medicina recetada por un médico, es lo recomendable. Sin embargo, puedes intentar algunos remedios caseros para la tos que podrían aliviarte casi inmediatamente.

Té de tomillo:

Un remedio casero para la tos excepcional es el té de tomillo, ya que esta es una planta aromática, lo que le confiere de muchas sustancias particulares; de hecho, el tomillo es empleado también como condimento para comidas. Esto significa que es de fácil obtención.  Para su preparación, incorpora unas hojitas de tomillo en agua hirviendo, déjalo por unos 5 minutos, apaga, deja reposar, y luego alíviate con este remedio casero para la tos.

Miel y limón con jengibre:

Gárgaras de miel con limón es uno de los remedios caseros para la tos favorito de las madres y abuelas, ya que el efecto de relajación en la garganta es inmediato (además es delicioso), el ardor de la garganta también se calma con este remedio casero.

Pero no todo termina ahí, si además agregas jengibre, obtienes un remedio casero para la tos repotenciado, ya que el jengibre es una maravilla natural. Tiene descongestionantes y antihistamínicos.

Supongo que en algún momento has escuchado hablar de los caramelos de jengibre, ¿lo ves? Realmente el jengibre es muy popular como remedio casero para la tos.

Para preparar tu remedio casero, solo corta unos trozos de jengibre (no demasiados porque en altas cantidades puede resultar incómodo), lo pones en agua hirviendo por unos 5 minutos, dejas reposar hasta que esté un poco tibio y luego agregas un limón y una cucharadita de miel.

Prueba este maravilloso remedio casero para la tos y sentirás un alivio inmediato.

Té de pimienta negra y miel:

Si estimulas la circulación, es más probable que logres expulsar esa flema molesta que te causa la tos. Para esto, la pimienta negra es un buen remedio casero para la tos. Para prepararlo, agrega la pimienta en granos o molida, nuevamente, sobre agua hirviendo, déjalo unos 6 a 8 minutos, luego permite que repose y cuela. Nuevamente debes tener cuidado con las cantidades (recuerda que estamos hablando de pimienta). La miel, aparte de hacer el té un poco más apetecible, también ayuda a relajar la garganta.

Si los días pasan y sigues con tos, puede que estés pillando otra enfermedad. Prueba con los remedios caseros para el dolor de garganta.

Entonces, si tienes una tos molesta, prueba algunos de estos remedios caseros para la tos y ¡alíviate pronto!

Fuente: https://remedioscaseros.gratis/